¿Fascinación o fascinacion?

«“Fascinación” se escribe con tilde sobre la “o”. Una tilde de color azul. » Con estas dos frases acabé mi breve alocución el pasado jueves, 27 de abril de 2017, en Casa Asia, en ocasión de la presentación de Sakura. Diccionario de cultura japonesa (ed. Flath, Orenga, Rubio, Ueda; Satori Ediciones) que amablemente presidió el Sr. Embajador de Japón en España, ante una sala llena de público, con parte del mismo de pie.

La fascinación, con sus luces y sombras, que en Occidente suscita la cultura japonesa (desde el manga hasta la cocina, pasando por la estética, las artes marciales, el cine, el teatro, la jardinería y la robótica) no es pasajera moda, sino un estado mental permanente. La prueba es la abundancia creciente de términos japoneses que se van colando en nuestra lengua y escritura. ¿Quién no sabe ahora lo que es sushi o ikebana o tempura (o ¿tenpura?), ukiyoe (¿o ukiyo-e?), sogún (¿o shogun?)?

Con el ánimo modesto de poner un poco de orden en el bosque tupido de los términos japoneses, de unificar la ortotipografía de esos y de otros 3400 japonesismos habituales en ámbitos temáticos muy diversos (budismo, literatura, historia, juegos, textiles, aikido, sociedad, arte, botánica, etc., hasta 40 ámbitos) se ha publicado este diccionario llamado Sakura.

Además de elenco léxico, Sakura es una amena crónica de la cultura japonesa, desde la tradicional (a veces deslumbrante), con sus geishas, taiko y mono no aware, hasta la moderna (a veces inquietante) de los karoshi (“muerte súbita en el trabajo”), de los datsu sara (“abandono de la vida de empleado…”), de las kitchin dorinka.

Sus criterios de selección léxica y ortográfica no son la iniciativa de los cuatro gatos que hemos intervenido en este meticuloso trabajo, sino de los casi 200 especialistas que, como informantes y encuestados, colaboraron generosamente en este proyecto de cuatro años. Por eso, en Sakura no se formulan caprichos lexicográficos; tampoco se imponen normas, sino que se ofrecen recomendaciones ortográficas basadas en la facilidad de pronunciación para el hispanohablante, en el respeto a la fonética y morfología del japonés, y, en tercer lugar, en el sentido común y en la coherencia gráfica.

conejito copia

Habrá quien no esté de acuerdo. Quien heroicamente siga escribiendo “Tokyo” en lugar de Tokio (Real Academia Española) creyendo ser original (cuando en realidad es copia una grafía anglosajona) o “shogun” (por el título de un libro popular en los años 80) en lugar de sogún (RAE). Estas originalidades hacen más necesario un libro como Sakura. También habrá críticas que, si son positivas, serán de agradecer.

Pero para nosotros, amantes de la cultura nipona, “fascinación” se escribe con una tilde sobre la “o”. Una tilde de luminoso color azul. Como la portada de Sakura. Diccionario de cultura japonesa.

cortadito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s