El sorprendente Tanizaki

“Crueldad en la mujer = placer en el hombre” es la elemental ecuación del masoquismo, una perversión, dicen, del amor. Sin embargo, el escritor japonés Junichiro Tanizaki, en varias obras escritas en la década de 1930, restó sencillez a la ecuación haciéndola tortuosa y poliédrica, radiante con sus claroscuros. Así lo hace, por ejemplo, en “La vida enmascarada del señor de Musashi” (Satori, trad. de F. Rodríguez-Izquierdo). La imagen de la sonrisa de una mujer al ver a su marido desnarigado produce en el protagonista un placer inefable, y a su cultivo va a entregar la vida. El relato abunda en escenas macabras: una joven maquilla y peina cabezas decapitadas de samuráis caídos gloriosamente en combate: “… cuando ella golpeaba las cabezas en la coronilla con la cresta del peine, Hoshimaru (el protagonista) pensaba que él mismo recibía el golpe. Entonces su placer alcanzaba el culmen, su pecho se estremecía y todo su cuerpo se convulsionaba.”
El tratamiento artístico de la mencionada ecuación tanizikiana está aderezado, en este magnífico relato, con un deslumbrante juego de sombras, con oblicuas miradas a la sexualidad humana y con un tratamiento magistral de la ficción literaria en clave histórica.
Pero mi favorito de este autor sigue siendo: “El segador de cañas” (en “Cuentos de amor”, de Alfaguara). Y, siguiéndolo muy de cerca, “Sobre Shunkin”, ya comentado en esta página. Lo cual no obsta para que considere “La vida enmascarada del señor de Musashi” una obra maestra. Una más del sorprendente Tanizaki. Buena lectura para septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s